sábado, 19 de febrero de 2011

EL SÁBADO COMIENZA

Ayer cuando llegué a casa
lo primero que hice fue
tumbarme en la cama
y durante un rato leer,
eso me calma.
Y como es habitual en mi
además de leer los miles de blogs
que aquí se relatan
caí en la tentación de leer,
de aquel que me enamoraban
sus palabras.
Que sorpresa la mia
cuando desde que nos despedimos
ya habías publicado
unas cortas, pero, no sé
si bonitas, horribles o zafias palabras.
Posiblemente no van dirigidas  a mi
pero lo que si te digo, y es verdad.
¡ÁMAME CABRÓN!,
Fóllame, vil y malvado ser,
hasta que te quedes seco,
y me desgarres las entrañas.
A lo mejor así,
soy capaz de olvidarte, odiarte,
repudiarte, escupirte a la cara,
porque puede que tus actos
no reflejen tus palabras,
esas que cuando leo,
hacen que me suba un hormigueo
desde el coño a la garganta,
y asumir, que de ti no quiero nada,
que puedes seguir ahogandote
con esa "perra" que,
tanta estabilidad te daba.
No sé realmente que te puede aportar
una perra en celo permanente
que desde que se supone que está,
se abierto de piernas incondicionalmente
una y otra vez a otros,
que supuestamente son tus amigos.
No te tenía por tan ignorante personaje,
pero no me explico como eres capaz
de aguantar, que te manipulen
de esa manera o es que quizá
¿no lo sabes?.
Como se suele decir,
el mundo es un pañuelo,
he aquí dos ejemplos,
desde hace mucho tiempo
leía las palabras de gente anónima,
y hostia, que mala suerte,
ese que me llevaba al cielo
con sus palabras,
JODER, es mi compañero.
El otro día hablando con una buena amiga
resulta que me cuenta lo sencillo
que es abrir de patas a esa perra en celo,
porque su amigo y amor imposible
eterno, ya lo ha hecho,
no hace ni un mes ni dos
sino hace bien poco.
¿Quién me puede explicar esto?

No hay comentarios: